El sueño de todo inversionista es que el arriendo cubra el dividendo y tener su departamento que se pague solo. Pero para lograr ello tenemos que saber cómo cotizar el arriendo de nuestra propiedad. Aquí te contamos más sobre este tema.

Finalmente encontraste ese proyecto que te encanta y se adapta a tu perfil, pero aunque conoces el precio de lista no tienes ni idea de a cuanto arrendarlo.

Arrendatario firmando contrato
Foto de Sora Shimazaki, Pexels

El primer paso para familiarizarnos con el mercado de arriendos es visitar los distintos portales web donde la gente busca departamentos para arrendar. Sitios como Houm, TocToc, HousePricing, entre otros cuentan con ofertas e incluso simuladores de arriendo según el barrio.

Es importante que nuestro precio en el arriendo sea coherente con el de mercado. Un sobreprecio puede jugarnos mucho en contra. A continuación te mostramos que puntos debes tener en cuenta al momento de decidir el precio de arriendo de tu propiedad.

Recuerda que el arrendatario pagará los gastos comunes

Aunque solo recibirás el monto acordado del arriendo mensual, no debes olvidar que tu arrendatario además de eso tiene que pagar los gastos comunes. Si el gasto común de tu comunidad es muy alto, deberás cobrar un arriendo menor que el mercado pagaría por tu departamento.

Esto varía mucho entre comunas, pero lo importante es que tomes conciencia de este factor porque aunque el precio que pongas esté acorde al mercado el arrendatario percibirá todo los gastos. Ponte en el lugar de esa persona y adapta el precio para que la suma de gastos comunes y de arriendo sea balanceada.

Los atributos por los cuales tu arrendatario está dispuesto a pagar más.

Spoiler alert: ¡No son las terminaciones!

El atributo ganador será siempre la ubicación pero en particular las que tienen buenos accesos

En términos simples, tener un metro cercano a tu propiedad te permitiría colocar un precio de arriendo hasta un 10% más que el mercado, mientras que si quisieras vender tu propiedad, un metro cercano podría aumentar tu plusvalía a lo más en un 5%.

Los departamentos nuevos también se cotizan mejor que los antiguos, con lo cual la compra en blanco o en verde puede ser muy atractiva.

Los inversionistas en general buscan unidades pequeñas (estudios, 1D1B) con lo cual tu arrendatario valorará mucho los espacios comunes, las terrazas y la cercanía a espacios verdes.

Foto de Rohit Gangwar de Pexels

No coloques un precio muy alto si quieres que “se pague solo”

A todos nos gustaría arrendar nuestra propiedad al máximo precio posible y tener un flujo de caja positivo, no debemos olvidar el tiempo que nos tomará arrendar nuestra propiedad.

Si bien hoy en día la demanda de arriendos sigue siendo alta no siempre vamos a tener la posibilidad de estar al lado del metro donde puedes arrendar en menos de 2 semanas.

Si colocas la propiedad a un precio muy alto puedes correr el riesgo de que se demore varios meses conseguir arrendatario. Mientras tanto tú estarás cubriendo el dividendo con dinero de tu bolsillo.

Muchos inversionistas juegan a poner el precio un poco debajo del mercado para asegurarse conseguir arrendatarios lo más rápido posible. Un mínimo flujo de caja negativo es mejor que 6 meses sin arrendatario.

Además hoy existen alternativas como los arriendos temporales con servicios como Airbnb que aunque la vacancia es mayor también es posible arrendar por un precio muy superior al del mercado tradicional.

Lo más importante

Recuerda que esto es un juego a largo plazo. Es normal que haya periodos donde tendrás mas flujo positivo, otros neutrales y a veces hasta negativos.

Si te preocupa el tema del arriendo lo mejor que puedes hacer es tener varios departamentos. Suena raro, lo sé, pero también es una forma de diversificar el riesgo y los beneficios.

Te invito a que veas este episodio de nuestro programa “Antes de Invertir” donde Rodrigo Barrientos nos cuenta su experiencia con el arriendo de sus 12 departamentos.